ESP
ENG
San Vicente de la Barquera, Cantabria, España

 

San Vicente de la Barquera, Cantabria, España
(Photo - Date: 25-07-2016 / Time: 21:33:01)

TOURISTFLAT-LUJO-SEVILLA

Alojamiento turístico en Sevilla

 

 

"PHOTOONLINE.ES" es un lugar de encuentro para los aficionados a las HUMANIDADES, CIENCIA, CULTURA, FOTOGRAFÍA y VIAJES, con contenido propio y en colaboración "3WPC".
"3WPC": Es una Plataforma Colaborativa World Wide Web, donde dominios asociados, con intereses, valores y objetivos comunes, colaboran para ofrecer contenido compartido y de calidad.
CONTENIDO: Fotografía artística, video, tutoriales, posts y blogs. Fotos y guías de mis viajes y de mis colaboradores. Periódicamente, nuevos artículos, vídeos o fotos que te interesarán.
COLABORACIÓN: Miles de fotos y videos propios y asociados bajo estándares de calidad, imágenes en repositorio común, indicación de autor, acceso a su web, guías, rutas, consejos y descripciones
ASESORAMIENTO EXPERTO: Para sacar partido a tu camara y viajes o desarrollar temas de interés cultural, en comunidad. Te invitamos a participar, bajo formato y plataforma común, en colaboración.
FOTOGRAFÍA: Consejos para aplicar efectos increíbles a tus fotos. Extensa muestra de fotografía artística con más de 50.000 imágenes, que aumentaremos y comentaremos individualmente.
VIAJES: Fotos propias o en colaboración 3WPC. Guías turísticas para realizar viajes de calidad, consejos sobre estancias y hoteles, itinerarios recomendados, comentarios y monumentos a visitar.
CIENCIA Y CULTURA: Una excursión al mundo de la Cultura, Historia, Arte, Pintura, Escultura, Música, Filosofía, Enigmas, Apologética, Origen de la Vida, Astrofísica, Metafísica, Curiosidades y Actualidad.
TUTORIALES: Fotografía, Video, Diseño gráfico y Web, Coaching, Cursos sencillos y divertidos para aprender a hacer tu Web sin conocimientos previos, Programación HTLM, PHP, JSP, SEO.

 

                  
                  

 

 Dulce es la luz y bueno para los ojos ver el sol.  Si uno vive muchos años, que se alegre en todos ellos, y tenga en cuenta que los días de tinieblas muchos serán, que es vanidad todo el porvenir. (Eclesiastés 11:7- 11:8)  -  1 / 80.

 Alégrate, mozo, en tu juventud, ten buen humor en tus años mozos, Vete por donde te lleve el corazón y a gusto de tus ojos; pero a sabiendas de que por todo ello te emplazará Dios a juicio. Aparta el mal humor de tu pecho y aleja el sufrimiento de tu carne, pero juventud y pelo negro, vanidad. (Eclesiastés 11:9- 11:10)  -  2 / 80.

 Acuérdate de tu Creador en tus días mozos, mientras no vengan los días malos, y se echen encima años en que dirás: «No me agradan»;  mientras no se nublen el sol y la luz, la luna y las estrellas, y retornen las nubes tras la lluvia; (Eclesiastés 12:1- 12:2)  -  3 / 80.

 cuando tiemblen los guardas de palacio y se doblen los guerreros, se paren las moledoras, por quedar pocas, se queden a oscuras las que miran por las ventanas,  y se cierren las puertas de la calle, ahogándose el son del molino; cundo uno se levante al canto del pájaro, y se enmudezcan todas las canciones. (Eclesiastés 12:3- 12:4)  -  4 / 80.

 También la altura da recelo, y hay sustos en el camino, florece el almendro, está grávida la langosta, y pierde su sabor la alcaparra; y es que el hombre se va a su eterna morada, y circulan por la calle los del duelo;  mientras no se quiebre la hebra de plata, se rompa la bolita de oro, se haga añicos el cántaro contra la fuente, se caiga la polea dentro del pozo, (Eclesiastés 12:5- 12:6)  -  5 / 80.

 vuelva el polvo a la tierra, a lo que era, y el espíritu vuelva a Dios que es quien lo dio.  ¡Vanidad de vanidades! - dice Cohélet -: ¡todo vanidad! (Eclesiastés 12:7- 12:8)  -  6 / 80.

 Cohélet, a más de ser un sabio, enseñó doctrina al pueblo. Ponderó e investigó, compuso muchos proverbios. Cohélet trabajó mucho en inventar frases felices, y escribir bien sentencias verídicas. (Eclesiastés 12:9- 12:10)  -  7 / 80.

Las palabras de los sabios son como aguijadas, o como estacas hincadas, puertas por un pastor para controlar el rebaño. Lo que de ellas se saca, hijo mío, es ilustrarse. Componer muchos libros es nunca acabar, y estudiar demasiado daña la salud. (Eclesiastés 12:11- 12:12)  -  8 / 80.

Basta de palabras. Todo está dicho. Teme a Dios y guarda sus mandamientos, que eso es ser hombre cabal. Porque toda obra la emplazará Dios a juicio, también todo lo oculto, a ver si es bueno o malo. (Eclesiastés 12:13- 12:14)  -  9 / 80.

 Muchas e importantes lecciones se nos han transmitido  por la Ley, los Profetas y los otros que les han seguido, (Eclesiástico 0:1- 0:2)  -  10 / 80.

 por las cuales bien se debe encomiar a Israel por su instrucción y sabiduría.  Mas como es razón que no sólo los lectores se hagan sabios, (Eclesiástico 0:3- 0:4)  -  11 / 80.

 sino que puedan también estos amigos del saber ser útiles a los de fuera,  tanto de palabra como por escrito, (Eclesiástico 0:5- 0:6)  -  12 / 80.

 mi abuelo Jesús, después de haberse dado intensamente a la lectura  de la Ley, (Eclesiástico 0:7- 0:8)  -  13 / 80.

 los Profetas   y los otros libros de los antepasados, (Eclesiástico 0:9- 0:10)  -  14 / 80.

  y haber adquirido un gran dominio en ellos,   se propuso también él escribir algo en lo tocante a instrucción y sabiduría, (Eclesiástico 0:11- 0:12)  -  15 / 80.

  con ánimo de que los amigos del saber, lo aceptaran y progresaran más todavía en la vida según la Ley. (Eclesiástico 0:13- 0:14)  -  16 / 80.

  Estáis, pues, invitados   a leerlo (Eclesiástico 0:15- 0:16)  -  17 / 80.

  con benevolencia y atención,   así como a mostrar indulgencia (Eclesiástico 0:17- 0:18)  -  18 / 80.

  allí donde se crea que, a pesar de nuestros denodados esfuerzos de interpretación,   no hemos podido acertar en alguna expresión. (Eclesiástico 0:19- 0:20)  -  19 / 80.

  Pues no tienen la misma fuerza   las cosas expresadas originalmente en hebreo que cuando se traducen a otra lengua. (Eclesiástico 0:21- 0:22)  -  20 / 80.

  Cosa que no sucede sólo en esto,   sino que también la misma Ley, los Profetas, (Eclesiástico 0:23- 0:24)  -  21 / 80.

  y los otros libros   presentan no pequeña diferencia respecto de lo que dice el original. (Eclesiástico 0:25- 0:26)  -  22 / 80.

  Fue, pues, en el año treinta y ocho del rey Evergetes   cuando, después de venir a Egipto y residir allí, (Eclesiástico 0:27- 0:28)  -  23 / 80.

  encontré una obra de no pequeña enseñanza,   y juzgué muy necesario aportar yo también algún interés y esfuerzo para traducir este libro. (Eclesiástico 0:29- 0:30)  -  24 / 80.

  Mucha vigilia y ciencia he puesto en juego   durante este período, (Eclesiástico 0:31- 0:32)  -  25 / 80.

  hasta llegar a buen término y publicar el libro   para uso de aquellos que, en el extranjero, quieren ser amigos del saber, (Eclesiástico 0:33- 0:34)  -  26 / 80.

  y conformar sus costumbres a una vida de acuerdo con la Ley.  Toda sabiduría viene del Señor, y con él está por siempre. (Eclesiástico 0:35- 1:1)  -  27 / 80.

 La arena de los mares, las gotas de la lluvia, los días de la eternidad, ¿quién los puede contar?  La altura del cielo, la anchura de la tierra, la profundidad del abismo, ¿quién los alcanzará? (Eclesiástico 1:2- 1:3)  -  28 / 80.

 Antes de todo estaba creada la Sabiduría, la inteligente prudencia desde la eternidad. El Verbo de Dios en las Alturas es la fuente de la Sabiduría y sus corrientes, los mandamientos eternos (Eclesiástico 1:4- 1:5)  -  29 / 80.

La raíz de la sabiduría ¿a quién fue revelada?, sus recursos, ¿quién los conoció? ¿Quién conoce sus trazas o arcanos? El arte con que obra la Sabiduría ¿a quién ha sido jamás dscubierto y manifestado, ni quién pudo entender la multiplicidad de sus designios? (Eclesiástico 1:6- 1:7)  -  30 / 80.

 Sólo uno hay sabio, en extremo temible, el que en su trono está sentado.  El Señor mismo la creó, la vio y la contó y la derramó sobre todas sus obras, (Eclesiástico 1:8- 1:9)  -  31 / 80.

en toda carne conforme a su largueza, y se la dispensó a los que le aman. Gloria es y orgullo el temor del Señor, contento y corona de júbilo. (Eclesiástico 1:10- 1:11)  -  32 / 80.

El temor del Señor recrea el corazón, da contento y recocijo y largos días. Para el que teme al Señor, todo irá bien al fin, en el día de su muerte se le bendecirá. (Eclesiástico 1:12- 1:13)  -  33 / 80.

Principio de la sabiduría es temer al Señor, fue creada en el seno materno juntamente con los fieles. Entre los hombres puso su nido, fundación eterna, y con su linaje se mantendrá fielmente. (Eclesiástico 1:14- 1:15)  -  34 / 80.

Plenitud de la sabiduría es temer al Señor, ella les embriaga de sus frutos. Toda su casa colma de cosas deseables, y de sus productos sus graneros. (Eclesiástico 1:16- 1:17)  -  35 / 80.

Corona de la sabiduría el temor del Señor, ella hace florecer paz y buena salud. (El la vio y la contó), ciencia y conocimiento inteligente hizo llover, y la gloria de los que la poseen exaltó. (Eclesiástico 1:18- 1:19)  -  36 / 80.

Raíz de la sabiduría es temer al Señor, sus ramas, los largos días, sus frutos sacian al hombre. Llenará todas su casa de bienes y de tesoros, todas sus recamaras. (Eclesiástico 1:20- 1:21)  -  37 / 80.

No puede justificarse la pasión del injusto, que el impulso de su pasión le hace caer. Hasta su hora aguanta el que es paciente, mas después se le brinda contento. (Eclesiástico 1:22- 1:23)  -  38 / 80.

Hasta su hora oculta sus palabras, y entonces muchos labios prolamarán su inteligencia. En los tesoros de la sabiduría están las máximas de la ciencia, mas abominación para el pecador es la piedad para con Dios. (Eclesiástico 1:24- 1:25)  -  39 / 80.

Si apeteces sabiduría, guarda los mandamientos, y el Señor te la dispensará. Pues sabiduría y enseñanza es el temor del Señor; su complacencia, la fidelidad y mansedumbre. (Eclesiástico 1:26- 1:27)  -  40 / 80.

No seas indócil al temor del Señor, ni te acerques a él con corazón partido. No seas hipócrita delante de los hombres, pon guardia a tus labios. (Eclesiástico 1:28- 1:29)  -  41 / 80.

No te exaltes a ti mismo, para no caer y acarrearte deshonra, porque el Señor revelaría tus secretos y en medio de la asamblea te echaría por tierra, por no haberte llegado al temor del Señor, porque tu corazón está lleno de fraude.  Hijo, si te llegas a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba. (Eclesiástico 1:30- 2:1)  -  42 / 80.

 Endereza tu corazón, manténte firme, y no te aceleres en la hora de la adversidad.  Adhiérete a él, no te separes, para que seas exaltado en tus postrimerías. (Eclesiástico 2:2- 2:3)  -  43 / 80.

 Todo lo que te sobrevenga, acéptalo, y en los reveses de tu humillación sé paciente.  Porque en el fuego se purifica el oro, y los aceptos a Dios en el honor de la humillación. (Eclesiástico 2:4- 2:5)  -  44 / 80.

 Confíate a él, y él, a su vez, te cuidará, endereza tus caminos y espera en él.  Los que teméis al Señor, aguardad su misericordia, y no os desviéis, para no caer. (Eclesiástico 2:6- 2:7)  -  45 / 80.

 Los que teméis al Señor, confiaos a él, y no os faltará la recompensa.  Los que teméis al Señor, esperad bienes, contento eterno y misericordia. (Eclesiástico 2:8- 2:9)  -  46 / 80.

Mirad a las generaciones de antaño y ved: ¿Quién se confió al Señor y quedó confundido? ¿Quién perseveró en su temor y quedó abandonado? ¿Quién le invocó y fue desatendido? Que el Señor es compasivo y misericordioso, perdona los pecados y salva en la hora de la tribulación. (Eclesiástico 2:10- 2:11)  -  47 / 80.

¡Ay de los corazones flacos y las manos caídas, del pecador que va por senda doble! ¡Ay del corazón caído, que no tiene confianza! por eso no será protegido. (Eclesiástico 2:12- 2:13)  -  48 / 80.

¡Ay de vosotros que perdisteis el aguante! ¿Qué vais a hacer cuando el Señor os visite? Los que temen al Señor no desobedecen sus palabras, los que le aman guardan sus caminos. (Eclesiástico 2:14- 2:15)  -  49 / 80.

Los que temen al Señor buscan su agrado, los que le aman quedan llenos de su Ley. Los que temen al Señor tienen corazón dispuesto, y en su presencia se humillan. (Eclesiástico 2:16- 2:17)  -  50 / 80.

Caeremos en manos del Señor y no en manos de los hombres, pues como es su grandeza, tal su misericordia.  A mí que soy vuestro padre escuchadme, hijos, y obrad así para salvaros. (Eclesiástico 2:18- 3:1)  -  51 / 80.

 Pues el Señor glorifica al padre en los hijos, y afirma el derecho de la madre sobre su prole.  Quien honra a su padre expía sus pecados; (Eclesiástico 3:2- 3:3)  -  52 / 80.

como el que atesora es quien da gloria a su madre.  Quien honra a su padre recibirá contento de sus hijos, y en el día de su oración será escuchado. (Eclesiástico 3:4- 3:5)  -  53 / 80.

 Quien da gloria al padre vivirá largos días, obedece al Señor quien da sosiego a su madre:  como a su Señor sirve a los que le engendraron. (Eclesiástico 3:6- 3:7)  -  54 / 80.

 En obra y palabra honra a tu padre, para que te alcance su bendición.  Pues la bendición del padre afianza la casa de los hijos, y la maldición de la madre destruye los cimientos. (Eclesiástico 3:8- 3:9)  -  55 / 80.

No te gloríes en la deshonra de tu padre, que la deshonra de tu padre no es gloria para ti. Pues la gloria del hombre procede de la honra de su padre, y baldón de los hijos es la madre en desdoro. (Eclesiástico 3:10- 3:11)  -  56 / 80.

Hijo, cuida de tu padre en su vejez, y en su vida no le causes tristeza. Aunque haya perdido la cabeza, sé indulgente, no le desprecies en la plenitud de tu vigor. (Eclesiástico 3:12- 3:13)  -  57 / 80.

Pues el servicio hecho al padre no quedará en olvido, será para ti restauración en lugar de tus pecados. Así la justicia será el fundamento de tu casa y en el día de tu tribulación se acordará El de ti y como el hielo en buen tiempo, así se disolverán tus pecados. ¡Oh, cuan infame es quién a su padre desampara! ¡Y cómo es maldito de Dios aquel que exaspera a su madre! (Eclesiástico 3:14- 3:15)  -  58 / 80.

Sobrellevar los defectos de la madre en su decrepitud no quedará sin recomensa. Como blasfemo es el que abandona a su padre, maldito del Señor quien irrita a su madre. Haz, hijo, tus obras con dulzura y mansedumbre, así serás amado por el acepto a Dios. (Eclesiástico 3:16- 3:17)  -  59 / 80.

Cuanto más grande seas, más debes humillarte en todas las cosas, y ante el Señor hallarás gracia. Pues grande es el poderío del Señor, (Eclesiástico 3:18- 3:19)  -  60 / 80.

Sólo Dios es grande en poder y por los humildes es glorificado. No busques lo que te sobrepasa, ni lo que excede tus fuerzas trates de escrutar. (Eclesiástico 3:20- 3:21)  -  61 / 80.

Lo que se te encomienda, eso medita, que no te es menester lo que está oculto. En lo que excede a tus obras no te fatigues, pues más de lo que alcanza la inteligencia humana se te ha mostrado ya. Piensa siempre en lo que te ha mandado Dios y no seas curioso escudriñador de sus muchas obras. (Eclesiástico 3:22- 3:23)  -  62 / 80.

Porque no te es necesario ver por tus ojos los ocultos arcanos de Dios. Que a muchos descaminaron sus prejuicios, una falsa ilusión extravió sus pensamientos. No quieras escudriñar con ansia las cosas superfluas, ni indagar curiosamente las muchas obras de Dios. Porque muchas cosas se te han enseñado, que sobrepasan la humana inteligencia. (Eclesiástico 3:24- 3:25)  -  63 / 80.

El corazón obstinado en mal acaba, y el que ama el peligro caerá en él. El corazón obstinado se carga de fatigas, el pecador acumula pecado tras pecado. (Eclesiástico 3:26- 3:27)  -  64 / 80.

Para la adversidad del orgulloso no hay remedio, pues la planta del mal ha echado en él raíces. El corazón del prudente medita los enigmas. un oído que le escuche es el anhelo del sabio. (Eclesiástico 3:28- 3:29)  -  65 / 80.

El agua apaga el fuego llameante, la limosma perdona los pecados. Quien con favor responde prepara el porvenir, el día de su caída encontrará un apoyo. (Eclesiástico 3:30- 3:31)  -  66 / 80.

 Hijo, no prives al pobre del sustento, ni dejes en suspenso los ojos suplicantes.  No entristezcas al que tiene hambre, no exasperes al hombre en su indigencia. (Eclesiástico 4:1- 4:2)  -  67 / 80.

 No te ensañes con el corazón exasperado, no hagas esperar la dádiva al mendigo.  No rechaces al suplicante atribulado, ni apartes tu rostro del pobre. (Eclesiástico 4:3- 4:4)  -  68 / 80.

 No apartes del mendigo tus ojos, ni des a nadie ocasión de maldecirte.  Pues si maldice en la amargura de su alma, su Hacedor escuchará su imprecación. (Eclesiástico 4:5- 4:6)  -  69 / 80.

 Hazte querer de la asamblea, ante un grande baja tu cabeza.  Inclina al pobre tus oídos, responde a su saludo de paz con dulzura. (Eclesiástico 4:7- 4:8)  -  70 / 80.

 Arranca al oprimido de manos del opresor, y a la hora de juzgar no seas pusilánime. Sé para los huérfanos un padre, haz con su madre lo que hizo su marido. Y serás como un hijo del Altísimo; él te amará más que tu madre. (Eclesiástico 4:9- 4:10)  -  71 / 80.

La sabiduría a sus hijos exalta, y cuida de los que la buscan. El que la ama, ama la vida, los que en su busca madrugan serán colmados de contento. (Eclesiástico 4:11- 4:12)  -  72 / 80.

El que la posee tendrá gloria en herencia, dondequiera que él entre, le bendecirá el Señor. Los que la sirven, rinden culto al Santo, a los que la aman, los ama el Señor. (Eclesiástico 4:13- 4:14)  -  73 / 80.

El que la escucha, juzgará a las naciones, el que la sigue, su tienda montará en seguro. Si se confía a ella, la poseerá en herencia, y su posteridad seguirá poseyéndola. (Eclesiástico 4:15- 4:16)  -  74 / 80.

Pues, al principio, le llevará por recovecos, miedo y pavor hará caer sobre él, con su disciplina le atormentará hasta que tenga confianza en su alma y le pondrá a prueba con sus preceptos, mas luego le volverá al camino recto, le regocijará y le revelará sus secretos. (Eclesiástico 4:17- 4:18)  -  75 / 80.

Que si él se descarría, le abandonará, y le dejará a merced de su propia caída. Ten en cuenta el momento y guárdate del mal, no te avergüences de ti mismo. (Eclesiástico 4:19- 4:20)  -  76 / 80.

Porque hay una vergüenza que conduce al pecado, y otra vergüenza hay que es gloria y gracia. No tengas miramientos en contra de ti mismo, y no mudes de color por tu caída. (Eclesiástico 4:21- 4:22)  -  77 / 80.

No contengas la palabra cuando pueda salvar, y no escondas tu sabiduría. Que la sabiduría se da a conocer en la palabra, y la educación en los discursos de la lengua. (Eclesiástico 4:23- 4:24)  -  78 / 80.

A la verdad no contradigas, mas ruborízate de no estar educado. No te avergüences de confesar tus pecados, no te opongas a la corriente del río. (Eclesiástico 4:25- 4:26)  -  79 / 80.

No te aplanes ante el hombre insensato, ni tengas miramiento al poderoso. Hasta la muerte por la verdad combate, y el Señor Dios peleará por ti. (Eclesiástico 4:27- 4:28)  -  80 / 80.

 

World Wide Web Plataforma Colaborativa 3WPC

W3C-HTML

VALIDAR

W3C-CSS