ESP
ENG
Bremen, Alemania

 

Bremen, Alemania
(Photo - Date: 11-08-2016 / Time: 15:22:58)

PUBLICIDAD

Colabora bajo formato común en nuestra plataforma 3WPC o publicítate en nuestra web

 

 

"PHOTOONLINE.ES" es un lugar de encuentro para los aficionados a las HUMANIDADES, CIENCIA, CULTURA, FOTOGRAFÍA y VIAJES, con contenido propio y en colaboración "3WPC".
"3WPC": Es una Plataforma Colaborativa World Wide Web, donde dominios asociados, con intereses, valores y objetivos comunes, colaboran para ofrecer contenido compartido y de calidad.
CONTENIDO: Fotografía artística, video, tutoriales, posts y blogs. Fotos y guías de mis viajes y de mis colaboradores. Periódicamente, nuevos artículos, vídeos o fotos que te interesarán.
COLABORACIÓN: Miles de fotos y videos propios y asociados bajo estándares de calidad, imágenes en repositorio común, indicación de autor, acceso a su web, guías, rutas, consejos y descripciones
ASESORAMIENTO EXPERTO: Para sacar partido a tu camara y viajes o desarrollar temas de interés cultural, en comunidad. Te invitamos a participar, bajo formato y plataforma común, en colaboración.
FOTOGRAFÍA: Consejos para aplicar efectos increíbles a tus fotos. Extensa muestra de fotografía artística con más de 50.000 imágenes, que aumentaremos y comentaremos individualmente.
VIAJES: Fotos propias o en colaboración 3WPC. Guías turísticas para realizar viajes de calidad, consejos sobre estancias y hoteles, itinerarios recomendados, comentarios y monumentos a visitar.
CIENCIA Y CULTURA: Una excursión al mundo de la Cultura, Historia, Arte, Pintura, Escultura, Música, Filosofía, Enigmas, Apologética, Origen de la Vida, Astrofísica, Metafísica, Curiosidades y Actualidad.
TUTORIALES: Fotografía, Video, Diseño gráfico y Web, Coaching, Cursos sencillos y divertidos para aprender a hacer tu Web sin conocimientos previos, Programación HTLM, PHP, JSP, SEO.

 

                  
                  

 

Toda abominación odia el Señor, tampoco la aman los que le temen a él. El fue quien al principio hizo al hombre, y le dejó en manos de su propio albedrío. (Eclesiástico 15:13- 15:14)  -  1 / 80.

Si tú quieres, guardarás los mandamientos, para permanecer fiel a su beneplácito. El te ha puesto delante fuego y agua, a donde quieras puedes llevar tu mano. (Eclesiástico 15:15- 15:16)  -  2 / 80.

Ante los hombres la vida está y la muerte, lo que prefiera cada cual, se le dará. Que grande es la sabiduría del Señor, fuerte es su poder, todo lo ve. (Eclesiástico 15:17- 15:18)  -  3 / 80.

Sus ojos están sobre los que le temen, él conoce todas las obras del hombre. A nadie ha mandado ser impío, a nadie ha dado licencia de pecar. (Eclesiástico 15:19- 15:20)  -  4 / 80.

 No desees multitud de hijos malvados, no te goces en tener hijos impíos.  Aunque sean muchos, no te goces en ellos, si con ellos no se halla el temor del Señor. (Eclesiástico 16:1- 16:2)  -  5 / 80.

 No pongas en su vida tu confianza, ni te creas seguro por ser muchos, que más vale uno que mil, y morir sin hijos que tener hijos impíos.  Pues uno solo inteligente poblará una ciudad mas la raza de los sin ley quedará despoblada. (Eclesiástico 16:3- 16:4)  -  6 / 80.

 Muchas cosas así han visto mis ojos, y más graves aún oyeron mis oídos.  En la reunión de los pecadores prende el fuego, contra la nación rebelde se inflama la Cólera. (Eclesiástico 16:5- 16:6)  -  7 / 80.

 No perdonó él a los antiguos gigantes que se rebelaron fiados de su fuerza.  No pasó por alto al vecindario de Lot, a los que abominaba por su orgullo. (Eclesiástico 16:7- 16:8)  -  8 / 80.

 No se apiadó de la nación perdida, de los que estaban engreídos en sus pecados. Igual trató a los seiscientos mil de a pie que se habían unido en la dureza de su corazón. (Eclesiástico 16:9- 16:10)  -  9 / 80.

Aunque fuera uno solo el de dura cerviz, sería asombroso que quedara impune. Pues misericordia e ira están con El, tan poderoso en perdón como pródigo en ira. Tan grande como su misericordia es su severidad, según sus obras juzga al hombre. (Eclesiástico 16:11- 16:12)  -  10 / 80.

No escapará el pecador con su rapiña, ni quedará fallida la paciencia del piadoso. Para toda limosna tiene él un sitio, cada cual hallará según sus obras. (Eclesiástico 16:13- 16:14)  -  11 / 80.

Todo acto de misericordia prepara el lugar de cada uno, según el mérito de sus obras y según su prudente conducta, durante el paso de esta vida. No digas: «Del Señor me esconderé, y ¿quién allá arriba se acordará de mí? (Eclesiástico 16:15- 16:16)  -  12 / 80.

Entre la gran muchedumbre no seré reconocido, pues ¿qué soy yo en la inmensa creación?» Mira, el cielo, y el cielo de los cielos, el abismo y la tierra serán sacudidos a la hora de su visita. (Eclesiástico 16:17- 16:18)  -  13 / 80.

A una los montes y los cimientos de la tierra bajo su mirada temblarán de espanto. Mas en todo esto no piensa el corazón del hombre, y en sus caminos, ¿quién repara? (Eclesiástico 16:19- 16:20)  -  14 / 80.

Hay tempestad que no ve el hombre, y la mayoría de sus obras se hacen en secreto. «Las obras de la justicia, ¿quién las anuncia? ¿quién las aguarda? ¡Pues la alianza está lejos!» (Eclesiástico 16:21- 16:22)  -  15 / 80.

Esto piensa el ruin de corazón; el estúpido, el perdido, sólo piensa necedades. Escúchame, hijo, y el saber aprende, aplica tu corazón a mis palabras. (Eclesiástico 16:23- 16:24)  -  16 / 80.

Con mesura te revelaré la doctrina, con precisión anunciaré el saber. Cuando creó el Señor sus obras desde el principio, desde que las hizo les asignó su puesto. (Eclesiástico 16:25- 16:26)  -  17 / 80.

Ordenó para la eternidad sus obras, desde sus comienzos por todas sus edades. Ni tienen hambre ni se cansan, y eso que no abandonan su tarea. Ninguna choca con otra, jamás desobedecen su palabra. (Eclesiástico 16:27- 16:28)  -  18 / 80.

Después de esto el Señor miró a la tierra, y de sus bienes la colmó. De todo ser viviente cubrió su faz, y a ella vuelven todos. (Eclesiástico 16:29- 16:30)  -  19 / 80.

 De la tierra creó el Señor al hombre, y de nuevo le hizo volver a ella.  Días contados le dio y tiempo fijo, y dioles también poder sobre las cosas de la tierra. (Eclesiástico 17:1- 17:2)  -  20 / 80.

 De una fuerza como la suya los revistió, a su imagen los hizo.  Sobre toda carne impuso su temor para que dominara a fieras y aves volátiles. (Eclesiástico 17:3- 17:4)  -  21 / 80.

De la sabstancia del mismo formó Dios una ayuda semejante a él. Dióles a ambos razón y lengua; ojos y orejas; e ingenio para inventar.  Les formó lengua, ojos, oídos, y un corazón para pensar. Creó en ellos la Ciencia del Espíritu. Y les dió luces de entendimiento (Eclesiástico 17:5- 17:6)  -  22 / 80.

 De saber e inteligencia los llenó, les enseñó el bien y el mal.  Acercó la luz de sus divinos ojos a sus corazones, (Eclesiástico 17:7- 17:8)  -  23 / 80.

Y les dio discernimiento para mostrarles la grandeza de sus obras.   Por eso su santo nombre alabarán, contando la grandeza de sus obras. (Eclesiástico 17:9- 17:10)  -  24 / 80.

  Aun les añadió el saber, la ley de vida dioles en herencia.   Alianza eterna estableció con ellos, y sus juicios les enseñó. (Eclesiástico 17:11- 17:12)  -  25 / 80.

  Los ojos de ellos vieron la grandeza de su gloria, la gloria de su voz oyeron sus oídos.   Y les dijo: «Guardaos de toda iniquidad», (Eclesiástico 17:13- 17:14)  -  26 / 80.

 y a cada cual le dio órdenes respecto de su prójimo. Sus caminos están ante él en todo tiempo, no se ocultan a sus ojos. (Eclesiástico 17:15- 17:16)  -  27 / 80.

A cada nación asignó un jefe, mas la porción del Señor es Israel, que fue reservada como heredad de Dios. Todas sus obras están ante él, igual que el sol, e incesantes sus ojos sobre sus caminos. (Eclesiástico 17:17- 17:18)  -  28 / 80.

No se le ocultan sus iniquidades, todos sus pecados están ante el Señor. (Eclesiástico 17:19- 17:20)  -  29 / 80.

Ni por su maldades quedó derogada la alianza divina La limosna del hombre es como un sello para él, el favor del hombre lo guarda como la pupila de sus ojos. (Eclesiástico 17:21- 17:22)  -  30 / 80.

Después se levantará y les retribuirá, sobre su cabeza pondrá su recompensa. Pero a los que se arrepienten les concede retorno, y consuela a los que perdieron la esperanza. (Eclesiástico 17:23- 17:24)  -  31 / 80.

Conviértete al Señor y deja tus pecados, suplica ante su faz y quita los obstáculos. Vuélvete al Altísimo y apártate de la injusticia, odia con toda el alma la abominación. (Eclesiástico 17:25- 17:26)  -  32 / 80.

¿Quién en el seol alabará al Altísimo si los vivientes no le dan gloria? No hay alabanza que venga de muerto, como de quien no existe; es el que vive y goza de salud quien alaba al Señor. (Eclesiástico 17:27- 17:28)  -  33 / 80.

¡Qué grande es la misericordia del Señor, y su perdón para los que a él se convierten! Pues no todo puede estar en poder de los hombres, que no es inmortal el hijo de hombre. (Eclesiástico 17:29- 17:30)  -  34 / 80.

¿Qué hay más luminoso que el sol? Con todo, desaparece. Mas la carne y la sangre sólo el mal conciben. Al ejército de lo alto de los cielos pasa él revista, pero polvo y ceniza son los hombres. (Eclesiástico 17:31- 17:32)  -  35 / 80.

El que vive eternamente lo creó todo por igual, sólo el Señor será llamado justo. (Eclesiástico 18:1- 18:2)  -  36 / 80.

Y Él es el Rey invencible que subsiste eternamente. ¿Quién es capáz de referir todas sus obras?  A nadie dio poder de proclamar sus obras, pues ¿quién podrá rastrear sus maravillas? (Eclesiástico 18:3- 18:4)  -  37 / 80.

 El poder de su majestad, ¿quién lo calculará? ¿quién pretenderá contar sus misericordias?  Nada hay que quitar, nada que añadir, y no se pueden rastrear las maravillas del Señor. (Eclesiástico 18:5- 18:6)  -  38 / 80.

 Cuando el hombre cree acabar, comienza entonces, cuando se para, se queda perplejo.  ¿Qué es el hombre? ¿para qué sirve? ¿cuál es su bien y cuál su mal? (Eclesiástico 18:7- 18:8)  -  39 / 80.

 El número de los días del hombre mucho será si llega a los cien años. Como gota de agua del mar, como grano de arena, tan pocos son sus años frente a la eternidad. (Eclesiástico 18:9- 18:10)  -  40 / 80.

Por eso el Señor es paciente con ellos, y derrama sobre ellos su misericordia. El ve y sabe que su fin es miserable, por eso multiplica su perdón. (Eclesiástico 18:11- 18:12)  -  41 / 80.

La misericordia del hombre sólo alcanza a su prójimo, la misericorida del Señor abarca a todo el mundo. El reprende, adoctrina y enseña, y hace volver, como un pastor, a su rebaño. Tiene piedad de los que acogen la instrucción, y de los que se afanan por sus juicios. (Eclesiástico 18:13- 18:14)  -  42 / 80.

Hijo, con tus beneficios no mezcles el reproche ni a tus regalos juntes palabras tristes. ¿No aplaca el rocío el viento ardiente? Así vale más la palabra que el regalo. (Eclesiástico 18:15- 18:16)  -  43 / 80.

¿No ves que la palabra es más que un buen presente? Pues el hombre dadivoso une los dos. El necio aun sin dar hace afrenta, quema los ojos el don del envidioso. (Eclesiástico 18:17- 18:18)  -  44 / 80.

Antes de hablar infórmate, cuídate antes de estar enfermo. Antes de juzgar examínate a ti mismo, y en el día de la visita encontrarás perdón. (Eclesiástico 18:19- 18:20)  -  45 / 80.

Antes de estar enfermo humíllate, cuando peques muestra arrepentimiento. Nada te impida cumplir tu voto en el momento dado, no aguardes hasta la muerte para justificarte. (Eclesiástico 18:21- 18:22)  -  46 / 80.

Antes de hacer un voto prepárate; no seas como el hombre que tienta al Señor. Acuérdate de la ira de los últimos días, y del momento del castigo, cuando Dios vuelva su rostro. (Eclesiástico 18:23- 18:24)  -  47 / 80.

En tiempo de abundancia recuerda el tiempo de hambre, la pobreza y la penuria en días de riqueza. De la mañana a la tarde corre el tiempo, todo pasa presto delante del Señor. (Eclesiástico 18:25- 18:26)  -  48 / 80.

El hombre sabio es precavido en todo, en la ocasión de pecar se anda con cuidado. Todo hombre prudente conoce la sabiduría, al que la encuentra le da su parabién. (Eclesiástico 18:27- 18:28)  -  49 / 80.

Los prudentes en palabras hacen sabiduría y prodigan los proverbios acertados. No vayas detrás de tus pasiones, tus deseos refrena. (Eclesiástico 18:29- 18:30)  -  50 / 80.

Si te consientes en todos los deseos, te harás la irrisión de tus enemigos. No te complazcas en la buena vida, no te avengas a asociarte con ella. (Eclesiástico 18:31- 18:32)  -  51 / 80.

No te empobrezcas festejando con dinero prestado, cuando nada tienes en tu bolsa.  Un obrero bebedor nunca se enriquecerá, el que desprecia las cosas pequeñas, poco a poco caerá. (Eclesiástico 18:33- 19:1)  -  52 / 80.

 Vino y mujeres pervierten a los inteligentes, el que va a prostitutas es aún más temerario.  De larvas y gusanos será herencia, el temerario perderá su vida. (Eclesiástico 19:2- 19:3)  -  53 / 80.

 Quien se confía enseguida, ligero es de corazón, el que peca, a sí mismo se hace daño.  El que se regodea en el mal será condenado, (Eclesiástico 19:4- 19:5)  -  54 / 80.

 el que odia la verborrea escapará al mal.  No repitas nunca lo que se dice, y en nada sufrirás menoscabo. (Eclesiástico 19:6- 19:7)  -  55 / 80.

 Ni a amigo ni a enemigo cuentes nada, a menos que sea pecado para ti, no le descubras.  Porque te escucharía y se guardaría de ti, y en la ocasión propicia te detestaría. (Eclesiástico 19:8- 19:9)  -  56 / 80.

¿Has oído algo? ¡Quede muerto en ti! ¡Animo, no reventarás! Por una palabra oída ya está el necio en dolores, como por el hijo la mujer que da a luz. (Eclesiástico 19:10- 19:11)  -  57 / 80.

Una flecha clavada en el muslo, tal es la palabra en las entrañas del necio. Interoga a tu amigo: quizá no haya hecho nada, y si acaso lo ha hecho, para que no reincida. (Eclesiástico 19:12- 19:13)  -  58 / 80.

Interroga a tu prójimo: quizá no ha dicho nada, y si acaso lo ha dicho, para que no repita. Interroga a tu amigo: que hay calumnia a menudo, no creas todo lo que se dice. (Eclesiástico 19:14- 19:15)  -  59 / 80.

A veces se resbala uno sin querer, y ¿quién no ha pecado con su lengua? Interroga a tu prójimo antes de amenazarle, y obedece a la ley del Altísimo. (Eclesiástico 19:16- 19:17)  -  60 / 80.

[Comienza por temer al Señor, y él te aceptará; si tienes sabiduría, él te amará.] [El conocimiento de los mandamientos del Señor es una instrucción que da vida; los que hacen lo que le agrada recogerán los frutos del árbol de la inmortalidad.] (Eclesiástico 19:18- 19:19)  -  61 / 80.

Toda sabiduría es temor del Señor y a Dios se teme con ella, y en toda sabiduría se practica la ley. [El servidor que dice a su señor: «No haré lo que te agrada», incluso si después lo hace, irrita a aquel que lo alimenta.] (Eclesiástico 19:20- 19:21)  -  62 / 80.

Mas no es sabiduría el conocimiento del mal, no está en el consejo de los pecadores la prudencia. Hay un saberlo todo que es abominación, es estúpido el que carece de sabiduría. (Eclesiástico 19:22- 19:23)  -  63 / 80.

Más vale ser vacío de inteligencia y lleno de temor, que desbordar prudencia y traspasar la ley. Hay un saberlo todo que sirve a la injusticia, que para mantener el derecho usa de argucias. (Eclesiástico 19:24- 19:25)  -  64 / 80.

Hay malhechor que anda encorvado por el tedio, mas su interior está lleno de dolo: tapándose la cara, haciéndose el sordo, mientras no es reconocido te tomará la delantera. (Eclesiástico 19:26- 19:27)  -  65 / 80.

Si por su escasa fuerza no se atreve a pecar, en cuanto encuentre ocasión, se dará a hacer el mal. Por la mirada se reconoce al hombre, por el aspecto del rostro se reconoce al pensador. (Eclesiástico 19:28- 19:29)  -  66 / 80.

El atuendo del hombre, la risa de sus dientes, su caminar revelan lo que es.  Hay reprensión intempestiva, y hay silencioso de verdad sensato. (Eclesiástico 19:30- 20:1)  -  67 / 80.

 ¡Cuánto mejor reprender que estar airado!  El que se acusa de su falta evita la pena. (Eclesiástico 20:2- 20:3)  -  68 / 80.

 Como pasión de eunuco por desflorar a una moza, así el que ejecuta la justicia con violencia.  Hay silencioso tenido por sabio, y quien se hace odioso por su verborrea. (Eclesiástico 20:4- 20:5)  -  69 / 80.

 Hay quien se calla por no tener respuesta, y quien se calla porque sabe su hora.  El sabio guarda silencio hasta su hora, mas el fanfarrón e insensato adelanta el momento. (Eclesiástico 20:6- 20:7)  -  70 / 80.

 El desmedido en palabras se hace abominable, y el que pretende imponerse se hace odioso.  Hay quien encuentra fortuna en la desgracia, y hay suerte que acaba en postración. (Eclesiástico 20:8- 20:9)  -  71 / 80.

Hay dádiva que no te da provecho, y dádiva que recibe el doble. Hay postración causada por la gloria, y hay quien, desde la humillación, levanta la cabeza. (Eclesiástico 20:10- 20:11)  -  72 / 80.

Hay quien compra mucho con poco dinero, pero luego lo paga siete veces más caro. Por sus palabras se hace amable el sabio, mas los favores de los necios se malgastan. (Eclesiástico 20:12- 20:13)  -  73 / 80.

El don del insensato no te sirve de nada, porque sus ojos no son uno, son muchos; da poco y echa en cara mucho, y abre su boca como un pregonero; presta hoy y mañana reclama, es un hombre detestable este sujeto. (Eclesiástico 20:14- 20:15)  -  74 / 80.

Dice el necio: «No tengo ni un amigo, no hay gratitud para mis beneficios; los que comen mi pan tienen lengua insolente.» ¡Cuántos con frecuencia se ríen de él! (Eclesiástico 20:16- 20:17)  -  75 / 80.

Mejor es resbalar en empredado que resbalar con la lengua, así la caída de los malos llega de repente. Hombre sin gracia es cuento inoportuno por boca de ignorantes repetido. (Eclesiástico 20:18- 20:19)  -  76 / 80.

De boca de necio no se acepta el proverbio, pues jamás lo dice a su hora. Hay quien no puede pecar por indigencia: en su reposo no tendrá remordimiento. (Eclesiástico 20:20- 20:21)  -  77 / 80.

Hay quien se pierde a sí mismo por vergüenza, por respeto a un insensato se pierde. Hay quien por timidez hace promesas a su amigo, y así, por nada se gana un enemigo. (Eclesiástico 20:22- 20:23)  -  78 / 80.

Gran baldón para un hombre la mentira en boca de ignorantes repetida. Es preferible un ladrón que el que persiste en la mentira, aunque ambos heredarán la perdición. (Eclesiástico 20:24- 20:25)  -  79 / 80.

El hábito de mentiroso es una deshonra, su vergüenza le acompaña sin cesar. Por sus palabras el sabio se hace grande, y el hombre sensato a los grandes agrada. (Eclesiástico 20:26- 20:27)  -  80 / 80.

 

World Wide Web Plataforma Colaborativa 3WPC

W3C-HTML

VALIDAR

W3C-CSS